De apegos y desapegos

Ideas on Tour apego

Apego: ‘Afición o inclinación hacia alguien o algo’.

Pues vaya definición más churro da la RAE. 

‘Afición’: ¿apego al fútbol? ¿a la lectura? ¿a pasear? ¿a los crucigramas? ¿a bailar fandango?

‘Inclinación’: ¿sexual? ¿de 180 grados? ¿axial? ¿orbital?

Luego los de la RAE se sorprenden de que usemos wikipedia para buscar significados e información:  

Apego: ‘Vinculación afectiva intensa, duradera, de carácter singular, que se desarrolla y consolida entre entre dos individuos, por medio de sus interacciones recíprocas, y cuyo objetivo inmediato es la búsqueda y mantenimiento de proximidad en momentos de amenaza, ya que esto proporciona seguridad, consuelo y protección.’

El apego de los niños a sus padres y a sus familiares más cercanos es algo normal, los necesita para sobrevivir, para sentirse seguros y para desarrollarse como personas.

Lo que no es tan normal es lo que les (¿nos?) sucede a tantos adultos, que viven (¿vivimos?) apegados a una casa, a una pareja, a una camisa, a una ideología, a un recuerdo, a un sentimiento o a su madre (si Freud levantara la cabeza…).

El apego es un sentimiento difícil de detectar porque se confunde con tranquilidad, seguridad y amor. 

Además, muy a menudo, tampoco queremos enfrentar el proceso de desapego.

Con lo agustico que estoy con todo ordenadito, bajo control, sin montaña rusa… ¿por qué cambiarlo? 

Bien, pues a veces los cambios vienen por razones buscadas, a ocasiones, y porque no queda otra, a veces.

La decisión de ir a vivir a otro país y a otra cultura no siempre es fácil.

Y lo es menos cuando la decisión viene forzada con calzador.

Empezar una nueva etapa en un contexto desconocido, puede ser una carrera de obstáculos. 

La montaña rusa emocional va a estar ahí, se va a presentar cuando menos te los esperes. 

Llegará sin avisar. 

Te va a desordenar el control de arriba abajo.

Y el apego también aparecerá.

Fijo. 

Apego a tu ex-casa, a tus ex-posesiones, a la familia que se quedó en tu ciudad, a los amigos que siguen su vida sin que tú estés en ella o a esa marca de cerveza que te alucina y que ahora no encuentras ni pagando al apuntador. 

Y es que, si te vas a vivir por ahí y asegurarte que todo el esfuerzo vale la pena y no se te va la pinza, aquí: 

📍 Preparación y proceso de adaptación para trabajar a gusto en otro país (para ti y tus acompañantes).

Un abrazo,

Anna 

No-guía (inter)cultural para mentes curiosas

Anna Rodríguez Casadevall
anna@ideasontour.com