Échale más agua al frijol.

Ideas on Tour

#historia29

Ciudad de México, 30 de julio de 2019

El sábado fue nuestro último día en Ciudad de México. 

Me dio una pena como que empezaba por el dedo gordo del pie y subía cual impulso eléctrico hasta la punta del cabello más largo de mi melena. 

Lo que suele echarse de menos no es algo material o visual, son las personas, los momentos y las experiencias que sabemos que no repetiremos en ese mismo tiempo ni lugar, ni en mucho tiempo, si es que alguna vez se repiten. 

Y yo voy a echar de menos a mi amigo Héctor, su mujer Andrea y su hija Valentina, que desde el primer día me llama Anneta Punk, igual que hace su papá. 

A Chini, la mamá de Andrea, y a Sergio, su señor esposo. 

A Tatu y a Roger, que nos abrieron las puertas de su casa y nos la prestaron como hogar dulce hogar un mes entero.

A Charlie, Grace, Nuri, Ximena, Cecilia, Dulce, David.

A Angélica, Omar, Said y Abril.

A la compañía y fiestas de guardar. 

Y es que, en México, la familia es extensa.

Extensa, extensiva, laxa, elástica, flexible y lo que haga falta: siempre hay sitio para uno más. 

“Échale más agua al frijol”.

Eso es lo que me han respondido cada vez que, ante una invitación, mi pregunta era: ‘Pero, ¿seguro que os va bien que vengamos? ¿No habrá demasiada gente?’.

Pues no.

Siempre me he sentido acogida y bien recibida. 

Aquí cobra mucho sentido la letra de la canción, esa que dice ‘los amigos de mis amigos son amigos’. 

Ay, y es que decir adiós también forma parte del viaje y de vivir en otros lugares, de conocer personas nuevas, de crear nuevos vínculos y un día a día que empieza desconocido y que acaba teniendo microrutinas que agradeces más de lo que esperabas. 

Yo agradezco cada día. 

A nadie en concreto y por todo en general. 

Ay chilanguitos míos, ya os echo de menos y no me he marchado aún.

Un abrazo,

Anna 

📍 ¿Compartimos causa?

No-guía (inter)cultural para mentes curiosas

Anna Rodríguez Casadevall
anna@ideasontour.com