EXPATRIADOS & EMPRESAS:

Asesoramiento intercultural y formación especializada

Te propongo un juego.

¿Recuerdas los libros de ‘Elige tu propia aventura’?

Aquí tienes la historia de Omar y Gina, una pareja que se encuentra con un dilema que solo ellos pueden resolver.

Tú eliges…

Una historia.

Tres opciones.

Un desenlace.

¿Serás capaz de elegir la mejor opción para su aventura por el mundo?

Omar es entrenador profesional de fútbol en Alicante.

Tiene mucho talento y experiencia pero pocas oportunidades buenas de trabajo en España.

Después de mucho tiempo entrenando en categorías inferiores y de combinar varios trabajos , hace un par de años le ofrecieron un puesto como entrenador en ligas intermedias.

Y, un día de primavera, recibe una oferta para entrenar a un club de primera división en China.

Necesita unos días para procesar la información y tomar una decisión.

Mudarse a otro país, y menos a uno con una cultura tan distinta a la suya, no entraba en sus planes.

De hecho, aunque le cuesta aceptarlo, siente miedo.

Dilema a la vista:

Quedarse en su país y su entorno, disfrutar de la cotidianidad y la estabilidad que tanto le gustan. Quedarse también con trabajos por debajo de sus capacidades y con pocas posibilidades de ascender y de ganar más.

O

Mudarse a China, tener un empleo con muy buenas condiciones que le permitirá vivir sin preocupaciones económicas durante una buena temporada, invertir más en formación y encarar un reto profesional que muy posiblemente le abra nuevas puertas en el futuro. Mudarse a un mundo totalmente desconocido lleno de incertidumbre.

Pero Omar no está solo.

Su pareja y su hijo también tienen algo que decir en esto de mudarse a la otra punta del mundo.

A Gina siempre le ha importado su carrera profesional.

No ve claro esto de dejarlo todo para seguirlo y quedar en un segundo plano, por mucho que le quiera.

Ambos están emocionados, estresados y perdidos por igual.

Gina ha oído hablar del asesoramiento en sensibilidad interculturalidad para personas que se trasladan a trabajar a otro país (expatriados o expats) y le plantea a Omar la posibilidad de contratar este servicio profesional.

El precio de los buenos asesores no es barato pero cree que vale la pena plantearse una inversión así antes de tomar una decisión que puede cambiarles la vida a los tres.

La oferta está sobre la mesa, el tiempo corre y el dilema solo se resolverá cuando tomen una decisión…

Una noche de insomnio, las dudas se arremolinan en la cabeza de Omar:

¿China? ¿Qué se me ha perdido a mí allí? Y en una ciudad que nunca había escuchado siquiera… Yo no hablo chino. Madre mía, hace mucho que no había sentido tanta presión ni responsabilidad. ¿Compensará? ¿Nos adaptaremos? ¿Habrá buenas escuelas para Cosmo? ¿Qué hará Gina? No la veo yo de mujer florero… Y ¿yo?, ¿cómo nos vamos a entender? ¿Qué esperan de mí? ¿Cómo será la ciudad? ¿Los compañeros? ¿Y el club?

Tiene la boca tan seca, que va a la cocina a buscar agua y se acuerda de lo que Gina le comentó.

Saca la tablet y decide echarle un vistazo a esto del asesoramiento intercultural para expatriados y familia.

Y lo primero que sale cuando escribe ‘futbolistas en China’ y le da al enter es este titular de prensa:

‘El infierno chino que vivieron el futbolista Mario Suárez. y su familia’.

Joder…

Empieza el juego: elige tu propia aventura.

Tienes tres opciones:

  • Si optas rechazar la oferta y quedarte en Alicante, pasa a la opción A.
  • Si decides aceptar la oferta laboral e irte a China sin ninguna preparación y sin contratar un asesoramiento intercultural, pasa a la opción B.
  • Si aceptas el reto de ir a trabajar a China y ves claro que quieres contratar los servicios de un asesoramiento intercultural personalizado, pasa a la opción C.

¿Qué aventura escoges para Gina, Omar y Cosmo?

OPCIÓN A - Eliges que Omar y Gina rechacen la oferta y disfruten del sol de Alicante.

Cuando la oferta es firme, Omar empieza a pensar que esto de estar en casa, disfrutar de la familia, de los amigos y  del vermutillo con el equipo después del partido no es tan mala idea.

No cobra demasiado pero ya vendrán tiempos mejores.

El peso de la responsabilidad es demasiado y Omar no ve claro esto de movilizar a su familia a la otra punta del mundo.

Gina tiene muchas dudas que no sabe responder.

El miedo es superior a su curiosidad.

Al fin y al cabo, ¿qué se le ha perdido a ella por ahí?

En Alicante tiene un trabajo en que es buena, le resulta fácil y les permite vivir bien aunque Omar no cobre tanto.

Aunque a veces cree que esto de China es una oportunidad única no solo para Omar, sino para ella e incluso para Cosmo…

Pero vaya, que si Omar no lo ve claro, no será ella quien insista.

Pasan las dos semanas.

Omar se reúne con el representante del club chino que quiere contratarle y le comunica que, por motivos familiares, decide rechazar la oferta.

Omar y Gina vuelven a su día a día.

Lo disfrutan como siempre han hecho pero, de vez en cuando, aún les asalta la duda…

¿Y si hubiéramos aceptado?

Y fueron felices y comieron perdices.

OPCIÓN B - Eliges que Omar y Gina acepten la oferta laboral, se muden a China sin ninguna preparación y sin contratar asesoramiento intercultural especializado.

Gina y Omar deciden que esta oferta en China es una oportunidad única para que Omar se lance al mercado internacional y de primer nivel.  

De hecho, parece irrechazable.

Además, Gina podrá dedicarse a aprender chino y a arrancar ese negocio online que hace tanto que tiene en mente.

Cosmo irá a una escuela internacional. Aprenderá inglés y chino.

Pasan las dos semanas.

Omar se reúne con el representante del club chino que quiere contratarle.

Acepta la oferta y empieza la odisea.

Aunque el club le manda todos los documentos que le dijeron, cada vez hay un error distinto y hay que repetir y repetir el envío y la revisión.

Cuando por fin tienen todos los documentos, tramitan los visados y para China, que falta gente.

Ya en su nuevo destino, se sienten muy perdidos.

La persona que les iba a apoyar, casi no habla inglés y el día a día se hace cuesta arriba, por muy bien que les trate la gente.

La ciudad no es internacional (o sea, viven en lo que se conoce como una ciudad de segundo nivel).

Hay muy pocos occidentales, no hay escuelas internacionales y Gina recién se entera de que internet está censurado.

¿Cómo voy a montar un negocio online si no puedo acceder a las webs que necesito?

Omar se da cuenta de que la realidad en el club no es como le habían dicho.

Tiene poco margen de maniobra y no entiende lo que sucede a su alrededor, ¿para qué le han contratado si no le hacen ni caso? Vive lo que se conocer como ‘el mono blanco’.

El chino es un idioma muy complejo y la distancia cultural, enorme.

Después de un año, no se han adaptado a su nueva realidad.

No han tenido nadie que les guiara y siguen sin entender muchas cosas.

Gina ha tenido que quedarse en casa para cuidar de Cosmo.

Se siente frustrada.

Omar también, y su pelo ya no es negro azabache sino gris estrés.

Cuando llega el momento de renovar contrato, deciden que su aventura china ha llegado a su final.

Deciden regresar a Alicante antes de que la tensión, el estrés y la frustración hagan mella en ellos y en su relación.

No tenían ni idea de donde se metían.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

OPCIÓN C - Eliges que Omar y Gina acepten el reto de ir a trabajar a China y contratar un asesoramiento intercultural personalizado.

Gina y Omar deciden que esta oferta en China es una oportunidad única para que Omar se lance al mercado internacional y de primer nivel.  

De hecho, parece irrechazable.

Además, Gina podrá dedicarse a aprender chino y a arrancar ese negocio online que hace tanto que tiene en mente.

Cosmo irá a una escuela internacional. Aprenderá inglés y chino.

Pasan las dos semanas.

Omar se reúne con el representante del club chino que quiere contratarle.

Acepta la oferta.

Pero deciden vivir el proceso acompañados de una profesional que sepa de qué va todo esto de irse a vivir a un país tan distinto y no morir en el intento.

Contratan a Anna, asesora en interculturalidad (el club acepta cubrir una parte del coste) para que les ayude a preparar su aventura china, antes y durante su estancia en su nueva ciudad , al menos al principio.

Luego ya se verá, igual que se verá a la vuelta.

Ambos están felices de poder contar con alguien que les ofrezca sesiones individuales online y que les guíe en este proceso tan desconocido.

Les ayuda a quitarse miedos de encima e ir viendo que sí, que no será un camino de rosas y que están a punto de adentrarse en la montaña rusa emocional del choque cultural.

Pero lo encaran motivados y aprendiendo de ellos y de su nuevo contexto.

Y empieza la odisea.

Aunque el club le manda todos los documentos que le dijeron, cada vez hay un error distinto y hay que repetir y repetir el envío y la revisión.

Cuando por fin tienen todos los documentos, tramitan los visados y para China, que falta gente.

Empieza una nueva etapa en China.

Omar se da cuenta de que la realidad en el club no es como le habían dicho.

Tiene poco margen de maniobra y no entiende lo que sucede a su alrededor.

¿Qué puede hacer para cambiar esta situación?

Gracias a las sesiones con Anna, se dan cuenta de la importancia de la jerarquía en China, especialmente en el entorno laboral y siendo ‘lao wai’ (extranjero) y aprender a aceptarla y gestionarla. Y algo cambia.

Los cargos superiores de Omar empiezan a invitarlo a cenas, actos y a preguntarle su opinión. A veces sigue teniendo la sensación de que está hablando para las paredes pero, en general, su situación laboral mejora y parece que todo empieza a ‘fluir’

Y es que empiezan a tener buen ‘guanxi’, otro concepto que aprenden gracias al asesoramiento y que es básico en China: buenas conexiones personales que hay que cuidar y que te abren muchas puertas.

También aprenden qué es, cómo les afecta y cómo gestionar expectativas, la ética situacional, el acceso a internet, etc.

Parece que ya no todo hace subida, que llegan tiempos de calma relativa.

El chino es un idioma muy complejo y la distancia cultural, enorme.

Gina y Omar siguen otro consejo y deciden tomar clases de chino online varias horas a la semana.

En un par de meses pueden tener conversaciones muy básicas que su entorno agradece y que hace que la distancia con las personas locales se estreche un poquito cada día.

Y sí, confirman que China es un país fascinante pero la vida allí es muy intensa, sobre todo en el trabajo.

Para ambos.

Han encontrado una escuelita para Cosmo cerca del condominio donde viven y Gina ha empezado a diseñar su proyecto online.

Gracias al acompañamiento, han aprendido, entre otros:

  • Qué es la sensibilidad cultural y porqué es imprescindible conocerla antes de viajar.
  • Que la voluntad de adaptarse es importante pero que vivir en un país con una cultura muy distinta a la que te vio crecer implica mucha paciencia, comunicación y gestión emocional.
  • Qué problemas van a aparecer sí o sí, y cómo afrontarlos de manera adecuada para sacar beneficios de todos ello.
  • Cómo manejar las emociones contradictorias (son inevitables) que se producen en todo choque cultural.
  • Cómo organizar su experiencia, de tal manera que lo podrán aplicar para el resto de tu vida, sacando la mejor versión de si mismos.
  • Qué es la comunicación intercultural y cómo usarla para mejorar tu relación profesional y personal en otra grupo cultural.
  • Y llevarse uno de los mejores regalos al viajar, logrando un impacto positivo en el lugar que te acoge.

Sí, ha sido un año complejo, con subidas y bajadas, con momentos de querer rendirse.

Pero todo empieza a tener un poco más de sentido.

Ambos se conocen mejor porque vivir en un contexto nuevo les ha puesto a prueba, tanto a nivel personal como de pareja.

Pero han aprendido a gestionar los días grises, la incertidumbre y la montaña rusa emocional del choque cultural.

Y se sienten bien.

Cada vez más ellos y más cómodos en su nueva realidad.

Cosmo sigue igual de feliz que el primer día y empieza a soltar sonidos incomprensibles.

Sus padres creen que es un idioma inventado, mezcla de chino e inglés.

Tienen ganas de visitar rincones de China y de Asia que antes no sabían ni ubicar en el mapa.

Cuando llega el momento de renovar contrato, negocian las condiciones, las mejoran y deciden quedarse un año más.

Luego, ya se verá.

Esto es verdad y no miento, y como me lo contaron lo cuento.

Hay cientos de casos de directivos, ingenieros, investigadores, profesores, deportistas, artistas u otros profesionales que se mudan a otros países solos o con sus familias y que deciden volver antes de tiempo porque ellos, su pareja o su familia no se adapta a su nueva vida.

De hecho, es el caso más común de retorno anticipado.

Y eso es una pérdida económica enorme para la empresa u organización del país de origen y que te acoge en otro país.

Después de todo el esfuerzo y la inversión que implica un traslado internacional ¿no vale la pena invertir también en un buen asesoramiento intercultural y personal que incremente las garantías de éxito del proyecto?

Descuidar a las personas es perder. Siempre.

Y una pérdida personal, profesional y económica no solo para ti, que renuncias al trabajo, sino para toda la familia.

Y todo, por no saber que un asesoramiento personalizado en interculturalidad es una inversión llena de beneficios y con un retorno de inversión (ROI) por las nubes.

Un buen acompañamiento y asesoramiento antes y durante la estancia en un país con una cultura, valores y sistema muy distinto al de origen es básico para una experiencia y proyecto de éxito.

Y no solo de la persona que va a trabajar y que va a ser contratada, sino de la pareja o familia que lo acompañará.

Si queremos expats con buenas experiencias y un proyecto a medio-largo plazo en el país donde se trasladan, un asesoramiento adecuado puede marcar la diferencia entre algo único o algo frustrante.

📍 Soy Anna, formadora y consultora en sensibilidad intercultural y movilidad internacional.

📍 Sé lo que se siente como expatriada, ya que varios proyectos académicos y profesionales me han llevado a vivir en Alemania, República Checa, Perú, República Dominicana, México, Estados Unidos, India y China.

📍 Sé cómo acompañarte en este proceso lleno de incertidumbre, emociones y retos constantes para que tu proyecto y tú tengáis éxito en un mundo global.

Ya seas una persona expatriada o desplazada a otro país (de forma temporal o permanente), una empresa, universidad, organización o agencia internacional, posiblemente tengo lo que necesitas:

FAQs: Preguntas frecuentes

1. El asesoramiento y la formación, ¿son solo para futbolistas, entrenadores o deportistas?

2. Y ¿si voy a otro país que no sea China?

3. ¿Cómo funciona el servicio para expatriados/as?

4. ¿Cómo funciona la formación para empresas?

6. ¿Puedo contratar tus servicios si ya estoy viviendo fuera?

Por supuesto. Es más, posiblemente te des cuenta de lo importante que es un buen apoyo en pleno choque cultural y proceso de adaptación cuando empieces tu vida en un nuevo país y una nueva cultura. Por suerte, todo tiene remedio.

¿Por qué contratarme?


Soy Anna. Formadora, consultora e investigadora en interculturalidad, movilidad internacional y cooperación para el desarrollo.

Ayudo a universidades, organizaciones, empresas y personas expatriadas y viajeras a tender puentes con otras culturas.

Interculturalidad formación expatriados

¿Qué opción eliges?

 </div>