Hoy soñé que volvía a subirme a los tranvías de Praga

Ideas on Tour Praga

#historia19

San Cristóbal de las Casas (México), 27 de junio de 2019

En 2006 me fui de Erasmus a Praga, en la República Checa.

Un intercambio universitario por todo lo alto.

Y qué feliz me hizo vivir medio año en esa ciudad.

Ahí estaba, viviendo en un decorado que ya formaba parte de mi realidad y que, hasta poco antes, me parecía inalcanzable.

Y todo porque, en Alemania, un par de años antes, Anna Taucova, una amiga de origen checo, nacida en Suecia y criada en Alemania, me dijo: ‘Anna, si la República Checa te llama la atención, lee La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera. Ya verás’.’

Vaya que si vi.

Sentí tanto navegando por las palabras y los lugares de Kundera que tuve claro que quería vivir allí un tiempo.

¿Cómo? Ni idea, ya se vería.

Y fue así como, un buen día, esperando mi turno para hacer gestiones en la secretaría de la facultad en Barcelona, pensando en qué narices haría cuando me licenciara en unos meses, me puse a mirar las carteleras. 

Y ahí estaba: una plaza libre para un intercambio en la Universidad de Carlos de Praga, para el próximo semestre. 

Vi el cielo abierto. 

Me dejé una asignatura pendiente, pedí la plaza y una beca, y pa’ Praga que me fui. 

En ese viaje aprendí a empaparme de la historia, del arte y de la cultura del lugar que me acoge

También aprendí lo que era el frío y saber taparse bien con abrigos que tapen bien el culo (o poto, o nalgas, o trasero…). Eso es fresquito y lo demás son tonterías. 

Llegué a Praga y me sentí en casa.

No lo supe. No me lo dijeron. Lo sentí.

Más de diez años después, la misma sensación me acompaña y me escapo cada vez que puedo a esta ciudad mágica a visitar a Katka, Pavel, Mati, Medard y Meli, la familia con quien estuve trabajando y que se convirtieron en lo mejor de la República Checa.

Nuestros caminos se cruzaron cuando Mati era hija única y tenía 8 meses, y ahora es una adolescente con dos hermanos preciosos.

Hoy soñé que volvía a subirme a los tranvías de Praga y me han vuelto muchísimos recuerdos.

Emociones, sensaciones, olores.

Total, que esta noche he viajado a una de mis ciudades favoritas y desperté tan feliz que he querido contarlo por estos lares virtuales. 

Y aquí estamos. 

Viviendo el presente y rememorando y dando espacio a lo vivido.

Un abrazo,

Anna 

📍 ¿Compartimos causa?

No-guía (inter)cultural para mentes curiosas

Anna Rodríguez Casadevall
anna@ideasontour.com