ANNA RODRÍGUEZ CASADEVALL

Me gusta callejear, el vino tinto, reírme & escribir.

El mole poblano & la papa a la huancaína.

Bien, ahora que ya sabes lo más importante, seguimos…

En mi familia solo viajaba mi abuelo Silvino.

Se apuntaba a todo viaje de jubilados que implicara bus o tren, nada de aviones.

Le daba miedo que las siete balas que le quedaron de la posguerra se le movieran con las subidas y las bajadas, o que no lo dejaran pasar por el detector de metales.  

Así que Galicia, su tierra de nacimiento, y Andalucía, su primera tierra de acogida, fueron sus destinos más lejanos.

Mi abuela Rafi le seguía. Nadie más.

Entonces, ¿de dónde me venían esas ganas de descubrir nuevos lugares y nuevas maneras de mirar el mundo y de vivir?

Quién sabe lo que me llevó a escribir en mi diario, a los ocho años: ‘Voy a coger la bicicleta, me voy a ir a China y desapareceré’.

Se ve que iba en serio porque a los 34 me fui para allá a trabajar y a vivir una de las épocas más intensas de mi vida. 

No desaparecí pero nunca se sabe. 

Espera, que me pongo formal

Estudié traducción para disfrutar de la libertad de movimiento, Cooperación Internacional y Desarrollo para comprender mejor el mundo, y psicología y todo lo demás para comprender lo que nos acerca y nos separa a las personas.

Durante más de 10 años he acompañado a estudiantes, docentes, personas voluntarias y viajeras en sus experiencias y proyectos por el mundo en universidades, ONGDs y por libre.

He liderado y formado parte de proyectos europeos e internacionales, he sido (y soy) profesora en escuelas, universidades y ONGDs.

Y sí, la escritura me ha acompañado toda la vida y el copywriting se coló por una rendija en 2018 , me enganchó y ya no lo solté.

Pero, ¿qué elegí?

Elegí que mi obsesión por comprendernos me llevara a vivir, trabajar y visitar más de 30 países de distintos continentes.

Desde junio de 2017, vivo viajando y trabajando en distintos lugares del mundo.

Disfrutando y dándome de tortas con la diversidad cultural del Planeta Azul, y conociendo a personas y proyectos con causa.

Sin prisa pero sin pausa.

A veces de forma presencial, siempre online.

Tendiendo puentes en un mundo diverso y global.

Acercando diferencias y personas.

Suscríbete a la newsletter y llévate la

No-guía (inter)cultural para mentes curiosas

No-guía (inter)cultural para mentes curiosas