Anna Rodríguez Casadevall

En mi familia solo viajaba mi abuelo Silvino.

Se apuntaba a todo viaje de jubilados que implicara bus o tren, nada de aviones.

Le daba miedo que las siete balas que le quedaron de la posguerra se le movieran con las subidas y las bajadas, o que no lo dejaran pasar por el detector de metales.  

Así que Galicia, su tierra de nacimiento, y Andalucía, su primera tierra de acogida, fueron sus destinos más lejanos.

Mi abuela Rafi le seguía. Nadie más.

Entonces, ¿de dónde me venían esas ganas de descubrir nuevos lugares y nuevas maneras de mirar el mundo y de vivir?

Quién sabe lo que me llevó a escribir en mi diario, a los ocho años: ‘Voy a coger la bicicleta, me voy a ir a China y desapareceré’.

Se ve que iba en serio porque a los 34 me fui para allá a trabajar y a vivir una de las épocas más intensas de mi vida. 

No desaparecí pero nunca se sabe. 

Lo que sí sé es que mi obsesión es tender puentes entre culturas.

Que tú y tus proyectos tengáis éxito en un mundo global. 

Cosas de niños

A los ocho años quería ser veterinaria, escritora, misionera, pintora, propietaria de una parada del mercado y habladora de idiomas.

Y me quedaba en blanco cuando alguien me preguntaba: ¿qué es lo que más te gusta?

Me gustaban tantas cosas que no sabía qué escoger. ¿Por qué tenía que escoger?

Pues casi tres décadas más tarde, elegí. 

Espera, que me pongo formal

Pero antes, quiero contarte que tengo varias facetas con un mismo hilo conductor:

📍 El acercamiento entre culturas,

📍 La curiosidad y

📍Hacer que la gente se mueva por el mundo. 

Estudié traducción para disfrutar de la libertad de movimiento, Cooperación Internacional y Desarrollo para comprender mejor el mundo, y psicología y todo lo demás para comprender lo que nos acerca y nos separa a las personas.

Durante más de 10 años he acompañado a estudiantes, docentes, personas voluntarias y viajeras en sus experiencias y proyectos por el mundo en universidades, ONGDs y por libre.

He formado parte de proyectos europeos e internacionales, he sido (y soy) profesora en escuelas, universidades y ONGDs.

Y sí, la escritura me ha acompañado toda la vida y el copywriting se coló por una rendija en 2018 , me enganchó y ya no lo solté.

Si quieres saber más, LinkedIn te lo chiva todo.

Pero, ¿qué elegí?

Elegí que mi obsesión por comprendernos me llevara a vivir, trabajar y visitar más de 30 países de distintos continentes.

He vivido y trabajado en Catalunya, Alemania, la República Checa, China, India, la República Dominicana y México.

Me he vinculado a proyectos que me han llevado temporadas más cortas de meses, semanas o días a Estados Unidos, Filipinas, Guatemala, Bolivia, Argentina, Uruguay, Francia, Reino Unido, Dinamarca, Marruecos, Irlanda, Bélgica, Países Bajos, Suecia, Suiza, Austria, Polonia, Lituania, Hong Kong, Singapore y Taiwán.

Y tengo la suerte de conocer, aunque sea un poquito, culturas de Croacia, Italia, Finlandia, Hungría, Serbia, Kosovo, Canadá, Malta, Macau, Chile, Tailandia, Haití y Georgia.

Desde noviembre de 2018, vivo viajando y trabajando en distintos lugares del mundo.

Disfrutando y dándome de tortas con la diversidad cultural del Planeta Azul.

Sin prisa pero sin pausa.

A veces de forma presencial, siempre online.

📍 Elegí vivir descifrando culturas, acercando personas.

📍 Elegí hacerlo escribiendo.

📍 Elegí graduar constantemente mis gafas de ver el mundo.

Y elegí tener dos caras, como la luna:

 📍 Formadora en interculturalidad y trotamundos de día.

 📍 Escribidora & copywriter de noche.

También tengo una lista de suscripción.

Escribo historias de aquí y de allá, del lugar del mundo donde me encuentre en ese momento.

Y las mando por correo electrónico a mis suscriptores y suscriptoras, varios días a la semana.

¿Es mucho? ¿Poco?

Eso solo puedes decidirlo tú.

Suscríbete y descarga la
No-guía (inter)cultural para mentes curiosas

No-guía (inter)cultural para mentes curiosas (Ideas on Tour)
* indicates required