Hola Taiwan, te siento feliz

Taiwan (2018) Ideas on Tour

Siento Taiwan como un país feliz.

Y no feliz en plan “no tienen nada pero su sonrisa es el mejor regalo” (no creo en esta falsa visión tan occidental de que no se necesita nada para ser feliz y de que ‘los pobrecitos’ nos regalan sus sonrisas cuando vamos a visitarlos, porque a sobrevivir aprendemos todos si no nos queda otra, pero todos necesitamos alimentos, agua potable, salud, educación y alojamiento, como mínimo… se les llama necesidades básicas), sino feliz de estar a gusto con tu vida.

Esto que parece tan básico no lo siento demasiado a menudo en las culturas en que aterrizo. Siento que en esos lugares se respira alegría, tensión, cuidados, enfado, guasa, represión, placer u otras sensaciones, pero pocas veces felicidad.

Y he tenido esta sensación en Taipei  – la capital de Taiwan, una ciudad con 7 millones de personas, contando con las afueras- y también en la zona norte este y oeste de la isla, en ciudades algo más pequeñas y en pueblitos.

Soy muy mala turista y no suelo prestarle demasiada atención a los ‘lugares que hay que ver antes de morir’ (aún no tengo muy claro si eso es bueno o malo, pero es así), prefiero prestarle atención a las personas y a los ritmos de los lugares que visito o donde vivo, y esa “felicidad” es lo que me ha llegado.

Esto de sentir felicidad en Taiwan me ha hecho pensar y buscar datos “oficiales” y, ¿sabes que existe un Índice de Felicidad Mundial validado por las Naciones Unidas y otros organismos internacionales? En 2012 se publicó el primer informe y el 20 de marzo (el día internacional de la Felicidad) de 2017 se publicó  el último de estos informes: Informe de la Felicidad Mundial 2017 (En la revisión de este artículo a fecha 25 .10.18, incluyo el Informe de Felicidad Mundial 2018).

A mí me apasionan estos informes, a nivel mundial y a todos los niveles. No es que les haga mucho caso, que digamos, ni que me los lea de cabo a rabo, ni que me crea los datos porque todo depende de los ojos con que se mire, y los datos e interpretaciones suelen mirarlos personas con una mirada demasiado occidental.

Pero se salen de mi tan odiado PIB, que sólo tiene en cuenta los dineritos que tiene un país, tomando la cantidad total (y oficial) de dinero que el país declara y dividiéndolo entre el número de habitantes del país en cuestión, sin tener en cuenta las crecientes desigualdades e inequidades del mundo.

 

La felicidad es social y personal.

Lo dice este informe y yo lo creo también. Tiene una parte colectiva y una individual, porque somos personas únicas, con distintos modos de ver el mundo pero personas dentro de un grupo, de una comunidad y de una sociedad. También dice que los factores principales que favorecen la felicidad son los cuidados, la libertad, la generosidad, la honestidad, la salud, los ingresos y la gobernanza (la eficacia, calidad y buena orientación de la intervención del Estado). Bien merece la pena echarle un vistazo a estos valores, ¿no crees?

Taiwan ocupa el puesto 33 de 155. Noruega ocupa primer puesto, seguida de Dinamarca, Islandia, Finlandia y Finlandia (Vale, con este top-5, parece que nos vacilen:  ‘Él [el dinero] no te da la felicidad pero bien rápido la quita, él no te da la felicidad, pero si está te alegra el día). Estados Unidos ocupa el puesto 14, España el 34, China el 79 y la República Centroafricana tiene el triste honor de ocupar el puesto 155, el último de esta lista.

China (país donde estoy viviendo este año) ocupa el puesto 79 y tiene un titular clarísimo: “Las personas en China no son más felices ahora que hace 25 años”.  El informe incluso le dedica un capítulo completo porque claro, con tanto crecimiento económico, todos creían que la gente sería más feliz. Pues se ve que no, se ve que hace falta algo más que tener la cartera llena para sentirse feliz.

Peeeeero, aunque yo no estoy muy de acuerdo con el “cómo”, pero debo reconocer que la sociedad y el gobierno chino han hecho y siguen haciendo esfuerzos gigantes (en China, todo es gigante o no es) por mejorar su bienestar y calidad de vida. Quizá mi ejercicio sea quitarme el filtro moral y reconocerlo, sin dejar de reclamar un mundo más justo para todos y todas.

No sólo el chino (que también), sino que todos los gobiernos (incluido el taiwanés) deberían dedicarle más recursos a minimizar las desigualdades y a trabajar por una sociedad más igualitaria y socialmente justa.

En fin, esto de posicionar por estadísticas me echa p’atrás porque se basa en puro análisis cuantitativo, en base a números, y se salta la parte subjetiva, la de las palabras, la calidad, la cultura, ésa que trae tantos matices.

Pero esto de “sentir” la felicidad de Taiwan me ha hecho pensar en el proyecto que me llevó a vivir a India a finales de 2012: Life Satisfaction, Empowerment and Human Development among Women in Sex Work in the Red Light Area of Pune (Maharashtra, India). The Case of Saheli HIV/AIDS Karyakarta Sangh (Satisfacción vital, Empoderamiento y Desarrollo Humano entre las Mujeres Trabajadoras Sexuales del Barrio Rojo de Pune (Maharashtra, India). El Caso de Saheli HIV/AIDS Karyakarta Sangh).

Allá investigué sobre empoderamiento, felicidad y satisfacción vital en el colectivo de trabajadoras sexuales de Saheli HIV/AIDS Karyakarta Sangh, y aprendí que muchas de esas mujeres a quien tanto admiro sonríen mucho pero no son felices, la vida ha sido y es demasiado dura con ellas para estar pendiente del lugar que ocupa su país en esta lista de felicidad mundial.

Pero hoy me quedo en Taiwan, que soy especialista en tener el cuerpo en un lado y la mente paseando por la geografía del planeta azul.

 

Me siento bien en Taipei, me sienta bien Taipei. 

La he disfruta de vacaciones y ahora disfruto de trabajo, conociendo universidades y descubriendo cafeterías que se convierten en mi oficina temporal, donde me acomodo frente a la ventana, con un café al lado del ordenador y callejeando sólo con mis ojos.

Delicias de vivir y trabajar por el mundo.

Sintiéndome suertuda de seguir cumpliendo sueños, esta vez en Taiwan.

 

Informe de Felicidad Mundial 2017

El “Informe de Felicidad Mundial 2017” está disponible solo en inglés (World Happines Report 2017), pero dejo un par de enlaces por si tienes interés en saber un poco más sobre este tema y prefieres hacerlo en castellano:

–    Cuáles son los países más felices (y los más tristes) del mundo, según un nuevo informe de la ONU (BBC, 20.03.2017)

–   Informe mundial de la felicidad 2017: los países más felices e infelices del mundo (Hipertextual, 21.03.2017)

–   España, en el puesto 34 de la lista de 155 países “más felices (Eldiario.es, 20.03.2017)

–   Noruega, el país más feliz del mundo (El País, 20.03.2017)

 

Soy Anna, formadora intercultural, y mi trabajo es acompañarte a preparar y a vivir el viaje de tu vida para que te marches bien y vuelvas siendo tu mejor versión.

Me apunto al viaje