Trabajar en China: Mi experiencia personal en Changsha (Hunan)

Te presento el video y el texto Trabajar en China: Mi experiencia personal en Changsha (“Working in China: My personal experience in Changsha”).

Hablo sobre mi experiencia personal viviendo y trabajando como Delegada Académica de la Universitat de Vic-Universitat Central de Catalunya en Changsha, y forma parte de la asignatura International Affairs (Asuntos Internacionales) de la misma universidad. No es retrato de China, sino una experiencia profesional y personal vinculada a la interculturalidad y al shock cultural.

Está en inglés y me curré unos subtítulos maravillosos en castellano que mi amadísima censura de internet en China se ha encargado de no guardar debidamente en el vídeo.

Cuando mi cerebro sea capaz de procesar de nuevo tanto trabajo de “machaca”, los añadiré para que puedas disfrutar del vídeo tranquilamente en el sofá, con un cafetito o una cerveza entre las manos.

De momento, dejo el vídeo en inglés y la transcripción íntegra en castellano, donde hablo de mi experiencia personal trabajando en Changsha (Hunan), China.  Espero que los encuentres interesantes.

 

 

1. Introducción

Hola, soy Anna y actualmente vivo y trabajo en Changsha, China.

Quiero contarte porqué estoy grabando este vídeo. Este vídeo forma parte de la asignatura International Affairs (Asuntos Internacionales) de la Universitat de Vic – Universitat Central de Catalunya, universidad para la cual trabajo como Delegada Académica en China.

Pensamos que compartir la experiencia de una persona occidental que actualmente trabaja en China en un entorno chino era un tema interesante, no solo para los estudiantes de esta asignatura, sino para cualquier persona interesada en saber más sobre trabajar en China.

Llevo aquí siete meses y quiero dejar muy claro que todo lo que comento en este vídeo está basado en mi experiencia personal y en momentos que he vivido yo, puede haber perspectivas distintas a la mía.

Mi objetivo no es decir si China es “así o asá” o que tu experiencia será como la mía. Simplemente comparto mi experiencia relacionando situaciones por las que he pasado con teoría sobre relaciones interculturales o sobre cultura (de negocios) china para ayudarte a comprender algo más aspectos de este país que son un poco difíciles para extranjeros que no hemos vivido antes aquí.

Lo primero: China. China es enorme, todo en China es enorme: geografía, población, (todoas conocemos a personas de origen chino), etc. China tiene aproximadamente 1.3 billones de habitantes.

Este es el mapa de China (aquí señalo un mapa) -todo muy digital, como puedes ver- y yo vivo aquí, en la provincia de Hunan, de la cual Changsha es la capital.

Aquí está Beijing, la capital de China; Shanghai está aquí, quizá ubiques esta ciudad; Guangzhou está aquí y esto es Hong Kong. Solo para ayudarte a ubicarte en el mapa.

Changsha es la capital de la provincia de Hunan y tiene unos 7 millones de habitantes… en China la consideran una ciudad pequeña. Está creciendo muy rápido, todo va muy rápido a nivel económico, hay muchos cambios. S

e están creando muchísimas empresas, hay dos líneas de metro que se inauguraron hace un par de años y están planificando, de hecho ya se están construyendo, otras cinco líneas. Todo va muy, muy rápido no sólo en Changsha, sino en todo el país.

El catorceavo edificio más alto del mundo se encuentra en Changsha, ahora estoy en mi apartamento y lo veo desde aquí. Y algo popular de Changsha o de Hunan: la comida es muy picante y Mao Zedong nació en esta provincia.

Se considera una ciudad de segundo nivel. Las ciudades de primer nivel serían Beijing, Shanghai, Guangzhou y Shenzhen, ciudades que vivieron el desarrollo económico hace 10, 15 o 20 años, y ahora es el momento de las llamadas “ciudades de segundo nivel”.

Bueno, esta breve introducción es para explicar el contexto, hay mucho que decir pero el vídeo no puede ser eterno, así que no voy a añadir nada más y, ahora sí, os cuento sobre trabajar en China, sobre mi experiencia personal en Changsha.

He dividido la presentación en diez puntos para que sea más fácil de seguir.

 

2. Trabajar en China: Mi experiencia personal en Changsha

Antes de viajar (1)

Muy importante. Si somos de Europa, Estados Unidos o Canadá, quizá estemos acostumbrados a no pensar demasiado en visados ni en la entrada a países pero, si quieres viajar a China por turismo, por trabajo, por negocio o por estudio, necesitas un visado.

Hay distintos procedimientos para solicitarlo, tienes que consultar la web del consulado o embajada China que quede más cerca de tu ciudad y ahí encontrarás toda la información. Básicamente necesitas una carta de invitación que justifique tu viaje de estudios o de trabajo a China, quizá necesites también un certificado de salud, etc, pero lo importante es que consultes la web del consulado o la embajada china.

Pero, importante: no viajes a China sin visado porque no podrás entrar y, créeme, no serías la primera persona que intenta entrar al país sin visado. En mi caso, me dieron un visado de negocios porque estoy aquí de forma temporal, con un mes de duración pero entendí que era para tres meses. Entonces, viajé a Hong Kong y tuve muchos problemas porque no pude regresar a China continental, de modo que tuve que tramitar un visado urgente y fue muy estresante. Fue una aventura, aprendí mucho, pero fue muy estresante. Así que, mejor asegura que tienes el visado correcto antes de salir de tu país.

Contrata un seguro médico, asegúrate de que tu cuenta bancaria online funciona bien y de que dejas todo listo antes de marcharte, lleva bastante dinero en metálico en caso de emergencia porque en muchos negocios y bancos no aceptan tarjetas internacionales, así que mejor lleva dinero en metálico.

Y, hay más cosas, pero algo muy, muy importante: hazte con un VPN (Red Privada Virtual). En China, el acceso a internet está censurado y, por ejemplo, Google no funciona, tampoco Facebook, Gmail, Twitter… Así que necesitas un VPN. Es fácil, contratas e instalas uno antes de llegar a China, y ya está.

Chino (2)

Antes de venir a China no sabía nada de chino, pero mi intención era aprender el idioma. Siempre lo hago. Cuando voy a vivir a un lugar, aprendo el idioma, quizá solo lo básico si no voy a estar mucho tiempo, pero es algo importante. Y no sólo porque, para mí, se trata de mostrar respeto, sino que facilita comunicarse con la gente: cuando voy a comprar, viajo o estoy en el trabajo, la gente siempre valora que hable o que intente, al menos, hablar su lengua, aunque sea lo básico. Eso me está ayudando, dentro y fuera del trabajo.

Estoy aprendiendo chino online, con clases por Skype, y también uso Pleco, un app y también hay un montón de vídeos, así que no tienes que ir a clases presenciales, puedes aprender la lengua de muchos modos distintos.

Y debo decir que el chino no es fácil. Es muy interesante porque no se trata solo de comunicarme, si no que aprender chino me está ayudando a comprender la realidad y su manera de pensar. Es un idioma tan estructurado y que se escribe en ideogramas, que todo se basa en repetición.

Aprender chino lleva seis o siete años, los niños chinos aprenden a leer bien sobre los doce años, no a los seis o siete como en Occidente, y es importante saber porqué: se trata de un idioma muy complejo y también hace que la realidad se perciba distinta, a través de su filtro.

Por ejemplo: yo me llamo Anna, un nombre muy fácil. Esto es Anna, escrito en alfabeto romano y, al lado, mi nombre en chino. Quizá sepas chino, pero si no conoces la lengua, aprenderla es difícil pero vale mucho la pena.

Si vas a China o a cualquier otro país, intenta aprender su lengua porque la gente lo valorará, te ayudará a comprender más y a ser más autónomo.

La historia es importante en China (3)

Y no porque la gente te pida que sepas historia, pero he estado estudiando mucho sobre historia china y me he dado cuenta de que es muy importante entender la China contemporánea y la realidad de este país.

De modo que, si estudias su historia, incluso si te remontas a 3000 años, podrás entender mejor porqué ocurre lo que ocurre, porqué pasó lo que pasó: la Revolución Cultural, la Dinastía Qing, la proclamación de la República Popular China…

No hay que estar de acuerdo o en desacuerdo, yo no estoy de acuerdo ni en desacuerdo, hay cosas que me gustan y cosas que no, pero así es la historia. Es realmente importante comprender porqué las cosas son como son actualmente.

Aunque también debo decir que comprender China al 100% es imposible. Hay muchos detalles imposibles de entender. Sé que soy una “novata” aquí, llevo solo siete meses en China, pero incluso personas (extranjeras) que llevan aquí 10, 12, 20 años saben mucho más que yo, claro, pero nunca se llega a comprender esta cultura del todo. Así que disfruta aprendiendo su historia y disfruta del país.  También es lo que lo hace tan interesante.

Este libro me ha ayudado mucho: Modern China. A very short introduction. (Encontrarás una lista de recursos en la descripción del vídeo para que puedas usarlos si quieres.)

También quiero hablar un poco sobre “El sueño chino” cuando hablo de historia porque está en todos lados y es lo que mueve al país ahora mismo. Nació en 2012, de la mano de Xi Jinping, el Presidente actual (y varios cargos más), el líder de China, y se trata de una ideología que debe liderar y regular el país. Su objetivo es “construir una sociedad moderadamente próspera y lograr el rejuvenecimiento nacional”.

Es bastante complicado de comprender para nosotros pero, básicamente, se trata de crear una ideología unificadora. En un país tan vasto, es un esfuerzo político y gubernamental enorme crear una ideología unificadora.

El “objetivo material” de China es convertirse en una sociedad moderadamente próspera en 2020 y el “objetivo modernizador” de China es convertirse en una nación completamente desarrollada para el 2049. Estas fechas son importantes porque se trata del centenario de la creación del Partido Comunista y del centenario del nacimiento de la República Popular de China.

Como ves, la historia es muy importante en la actualidad de este país. Este “Sueño chino” tiene cuatro partes: China fuerte, China civilizada, China armoniosa  y China hermosa, y está en todas partes.

Hay carteles en la parada de bus, en el metro, en las escuelas… Es interesante aprender sobre ello porque dice mucho de lo que está pasando aquí, y es que veo claramente que la mayoría de personas siguen este “sueño chino” por una u otra razón.

Venga, vamos de nuevo a temas prácticos.

Evitar el conflicto (4)

Cuando se trata de trabajar en China, mi experiencia, y algo que puedes encontrar en todos los manuales sobre China, es que se debe evitar el conflicto.

Parece muy sencillo pero no lo es. En el mundo Occidental -voy a llamarlo Occidente para hacerlo más fácil- estamos acostumbrados a tener pequeños conflictos todo el tiempo. No nos damos cuenta pero discutimos mucho, usamos la comunicación directa, decimos “sí” y “no”, cuando no estamos de acuerdo con algo en una reunión normalmente lo decimos, y eso está bien.

Pero a veces, evitar un conflicto puede ser lo más difícil del mundo cuando estás en China. El estilo de comunicación predominante aquí es el indirecto y las personas occidentales a veces no nos damos cuenta de cuán directas somos, de cómo expresamos nuestra opinión sin que nos pregunten, de que usamos el “yo” en vez del “nosotros” y de que eso puede ser algo conflictivo sin darnos cuenta, ya que China da mucha importancia al grupo, al “nosotros”.

Para detectar un conflicto, alguien nos lo tiene que decir o debemos llevar bastante tiempo en China para poder comprenderlo.

Cuando era niña, un profesor me dijo: “Hay que tenes las orejas bien grandes y la boca, bien pequeña”. Bueno, puedes imaginarte porqué me lo dijo, pero ha resultado ser un buen consejo durante mis primeros meses trabajando en China porque me ayudó a estar presente sin comprender lo que ocurría a mi alrededor y sin abrir demasiado la boca. Y eso ayuda mucho.

Mi idea era no dar consejos pero voy a dejar dos. Si viajas a China, es importante que tengas en cuenta lo siguiente para evitar conflictos:

1) Evita hablar de política, criticar al gobierno y controversia sobre Hong Kong, Taiwan, Macau y Tibet; y

2) Aprende a escuchar, a asentir y a guardarte tus opiniones.

Y eso es lo que me aplico a mí misma: he aprendido a escuchar y a reservarme mis opiniones. Eso ayuda mucho aquí, quizá no en otros países, pero sí en China.

Jerarquía (5)

La jerarquía es muy importante en China y, si trabajas aquí, debes respetarla, especialmente si estás en un entorno de trabajo chino.

Yo vine aquí sola, así que trabajo con compañeros chinos y es genial trabajar con ellos, aunque veces es difícil por las diferencias culturales y de negocio. Debo asegurarme de saber cuál es mi posición en la jerarquía y saber a quién hablar, cuándo, cuándo empezar un discurso, cuándo esperar,  cuándo empezar una conversación, cómo agradecer… Al principio era un poco estresante pero la verdad es que también es muy interesante.

Por ejemplo, cuando me invitan a una comida de trabajo, hay una mesa redonda con platos para compartir y no puedo sentarme dónde quiera, debo esperar a que el líder – que puede ser hombre o mujer, aquí las mujeres tienen un buen estatus, hay muchos problemas de género todavía, pero a nivel profesional, las mujeres tienen mucho que decir- se siente y acomode a los invitados porque todo va en función del rango. Dependiendo de quién asista al encuentro, del tema o del objetivo, me siento cerca del líder o en la otra punta.

Y los líderes no pueden transferirse de cultura a cultura, es algo que también he aprendido. Los directores de empresas en China suelen tener afiliación al partido y eso tiene muchas connotaciones que los extranjeros difícilmente podemos detectar pero que también nos afectan. De hecho, ocurren un montón de cosas a nuestro alrededor que nos afectan pero que no comprendemos o que no vemos. En mi caso, pienso: “Vale Anna, tómatelo con calma”.

Guanxi (6)

Una palabra que es muy importante en China: Guanxi.

Guanxi es un concepto básico en la cultura china que aprendí desde el primer día: las conexiones personales que tienes y el uso inteligente con que eres capaz de usarlas.

Puede tomarse como un “sí, conexiones, todos tenemos conexiones” pero en China es realmente importante.

Puedes ser un profesional genial pero si no tienes buenas conexiones, puede ser muy complicado llegar donde quieres. Puedes se genial y tener buenas conexiones, y podrás desarrollar tu carrera más fácilmente. Hay excepciones, por supuesto, pero así funciona la mayor parte de la sociedad aquí.

Al principio escuchaba por todos lados “guanxi, guanxi, guanxi,…” y pensé “Vale, pero en España hay algo parecido”: enchufismo o amiguismo. Significa que, si conoces a alguien, puede ser más fácil que logres ese trabajo, o que una persona te recomiende, o que tengas un amigo que… Bueno, ocurre mucho en España también, así que vale la pena cuestionárselo.

¿Te suena en tu país o de donde vienes? Para la reflexión: quizá sí, quizá no.

Ética Situacional (7)

Y ahora, un concepto clave que me dijo muchísimo cuando lo descubrí, hace un par de meses: Ética Situacional. ¿Por qué incluyo la ética situacional? Porque, durante meses, me encontraba con situaciones y cambios que no entendía para nada y, entonces, leí sobre ética situacional.

¿Qué es? “La ética situacional es un estándar flexible de pensamiento y comportamiento que se basa en las circunstancias del momento, reales o imaginadas, en vez de principios universales”.

Esto significa que, lo que claramente acordaste en una reunión puede cambiar por completo tres días después en una reunión sobre el mismo tema y con las mismas personas. Algo ha cambiado pero tú, como extranjero, no te enteras.

En esa segunda reunión, por lo que sea, es más conveniente acordar algo distinto… Cuando me encuentro con una segunda reunión así, tengo la sensación de que la primera nunca tuvo lugar. Al principio me molestaba, me enfadaba… creía que me iba a volver loca con ahora A, luego B, algo totalmente distinto. Pero después de entender este concepto todo es mucho más claro y me lo tomo muy distinto.

Me ha ayudado mucho a decir “Anna, tómatelo con calma, espera un par de días y a ver qué pasa”.  Porque esto le da a la parte china mucho margen en lo que es correcto o incorrecto, aceptable o inaceptable, y nosotros, los occidentales, no solemos estar acostumbrados a esto. Estamos acostumbrados a decisiones basadas en lógica y la ética: “¿Qué acordamos en esta reunión? De acuerdo, siguiente punto.” Pero es algo totalmente distinto aquí. Las cosas van lentas y luego se aceleran de golpe, son ritmos distintos.

Pero esta ética situacional tiene una razón de ser: China nunca ha tenido una constitución o un reglamento para todo el país donde puedas recurrir a reclamar tus derechos, a buscar una ley que te proteja. No había protección para los civiles, así que era una forma de salvarse y protegerse de decisiones que se tomaron tres días antes pero que ahora no son útiles porque algo ha cambiado. De nuevo, volvemos a la historia, por eso es tan importante conocerla.

Hay un libro que me ha ayudado mucho y que me ayuda, de hecho: “The Chinese Mind” (va a estar también en los recursos). Es un libro muy útil para comprender conceptos y detalles sobre China, pero debo decir que contiene muchos prejuicios contra los Estados Unidos (está escrito por un francés, por cierto).

Acceso a internet y a la información (8)

Esta ha sido y es lo más complicado para mí en China. Más que la política, más que el día a día, más que todo. Como te dije antes, no olvides instalar un VPN porque lo necesitarás si quieres acceder a ciertas webs, Facebook, Gmail, etc. No lo olvides, es lo más complicado.

También ha sido difícil saber dónde buscar noticias sobre China. Si quieres estar al día de lo que ocurre aquí puedes seguir medios occidentales, que suelen tener muchos prejuicios contra China porque intentamos explicar China desde nuestra perspectiva y nuestra visión del mundo, nuestra ética, y eso no funciona, porque es totalmente distinto.

Pero si buscas en los medios oficiales chinos todo pasa el filtro de la censura y el control, así que asegúrate de encontrar periodistas o proyectos que sean muy abiertos y críticos, pero que tengan en cuenta la perspectiva china porque, a veces, no están tan equivocados como creemos. Es interesante tener esta perspectiva, saber cómo funcionan las cosas en China, quizá deberíamos aprender de ellos en algunas cosas. Para otras, no. Pero sí deberíamos acercarnos a China con una mente muy, muy abierta.

Una profesional extranjera trabajando en China: expectativas VS realidad (9)

Estuve en China en 2007, trabajando durante una semana. Fue genial, estuve en Beijing, todo era gigante. Lo disfruté muchísimo pero cuando volví a casa, dije: “Vale, nunca voy a volver a China”. Y aquí estoy, once años más tarde -diez, cuando llegué- viviendo en China unos nueves meses.

Me dije: “Anna, dijiste que no volverías y, ¡pam! diez años después, de nuevo en China”. Así que decidí venir sin expectativas y con una mente muy abierta porque era muy consciente de que mi realidad cambiaría muchísimo, de que mi vida cambiaría para bien, pero que también tendría que adaptarme a situaciones nuevas, tener mucha paciencia e intentar comprender distintas formas de ver el mundo.

A veces me he sentido como un trofeo, lo que llamamos ‘mujer florero’… Los occidentales esperamos llegar aquí y ser ‘profesionales’, hacer nuestro papel y, a veces no es así, al menos no según nuestra perspectiva. La parte china nos pide estar, estar presentes, poder mostrar una cara extranjera y sentimos que tenemos mucho que decir pero no podemos hacerlo.

A menudo me he sentido sin voz pero me he dado cuenta de que lo veo así pero que, en realidad, sí que tengo voz pero con un estilo de comunicación es distinto. Hace falta tomárselo con calma, con más tiempo, etc.

Lo más importante es encontrar un partner chino en quien confíes, que se convierta en tus orejas y en tu ojos, en la vida personal y en lo profesional. Yo he tenido mucha suerte porque, desde que llegué, ha habido una persona que me he ha ayudado mucho. Se llama Cyci (Xiao Xi), trabajamos juntas y es mi compañera, me ayuda en lo profesional, pero se ha convertido en mi amiga y es a quien más voy a extrañar cuando deje Changsha y China.

Y debo decir que, después de siete meses aquí (aún me quedan un par más), he aprendido muchísimo y sigo aprendiendo. Siento que estoy creciendo tanto a nivel profesional como personal,  y aprendiendo mucho sobre distintas maneras de trabajar.

Una extranjera viviendo en China: expectativas VS realidad (10)

Me gusta vivir en China. No ha sido fácil, sobre todo por la burocracia y por el trabajo, pero me gusta el día a día de aquí.

Changsha es una ciudad con mucha vida. No diría que es una ciudad bonita pero tiene muchos rincones bonitos. Tiene mucha vida, a la gente le gusta estar en la calle con los amigos, la familia, disfrutando de la vida… Trabajan muchas horas pero también les gusta disfrutar de la vida.

Desde el principio he sentido amabilidad, tuve una bienvenida muy cálida, me he sentido bien desde el primer día en un ambiente bien distinto. Y también debo admitir que los extranjeros tenemos muchos privilegios. Hay cosas que pueden ser muy difíciles para nosotros, principalmente porque no entendemos lo que pasa, pero sí tenemos muchos privilegios.

Un amigo ha estado en el hospital y ha tenido una habitación individual en vez de cuádruple, nos ofrecen asientos en el tren si no hay ninguno libre… Admito que tenemos privilegios y que muchos no nos damos cuenta de ello, creo que es una tema interesante.

Lo único que me molesta de verdad es el acceso a internet, buscar información y todo eso, pero creo que ya lo he dejado muy claro, así que no voy a repetirlo de nuevo.

El día antes de tomar el avión a China, me entró el miedo: “¿Por qué decidí irme a China? ¿Por qué acepté este trabajo? Estoy cagada”. Estoy segura de que todo el mundo que decide irse a vivir a otro país, a un país tan lejano y distinto, tiene el mismo sentimiento. Yo lo he tenido cada vez que he vivido fuera.

La primera vez fue cuando me fui de Erasmus a Alemania, tenía 20 años y fue como: “¿Qué?? He dejado un trabajo, voy a dejar a mis amigos…” Pero me fui a Alemania por un año y ya no he parado, no solo viajando si no viviendo en distintos lugares, y cada vez tengo este sentimiento: Alemania, la República Checa, Perú, India, ahora China… Y cada vez es un “¿Por qué?”.

Las cosas son mucho más fáciles si te quedas en casa, eso es cierto, pero…¡Wow! Vivir en diferentes países, tener las experiencias y dejar que todo forme parte de ti es súper interesante. Y también el entender el mundo y las relaciones internacionales: ¿por qué son las cosas así o asá?, detalles, maneras de pensar… es muy interesante.

Bueno, para mí, vivir en distintos países es muy, muy importante y es parte de mi vida.

Ahora puedo hacerlo, así que aprovecho las oportunidades, lo hago y soy muy feliz de poder hacerlo.

Mi mundo es cada vez más amplio y también lo es mi perspectiva de la vida, de lo que es posible o imposible, así que ayuda mucho, todo se amplía. A veces el mundo tiene más sentido, a veces menos, pero es genial vivir la experiencia.

A nivel personal, diría que el “día revelación” para mí fue hace un par de meses, unos tres, cuando viví varias situaciones y comprendí de golpe la filosofía de Bruce Lee. Lo resume en una frase muy conocida que me vino a la cabeza en ese momento y que quiero compartir contigo… Y ¡no es brome! Es cierto, es lo que sentí en aquel momento:

Vacía tu mente, se amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza; si pones agua en una botella, se convierte en la botella; si la pones en una tetera, se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede aplastar. Sé agua, amigo

Cada vez que estoy a punto de volverme loca, me acuerdo de esta frase y todo cobra sentido. Guárdala porque te puede servir si vas a vivir a otro país… En el grupo de estudiantes de la asignatura, quizá haya estudiantes de otros países que habéis llegado a Vic y ya lo habéis sentido o, si sois estudiantes de la UVic-UCC y vais a vivir fuera, también lo sentiréis en el futuro.

 

 

3. ¿Cuál fue tu mayor shock cultural cuando llegaste a Changsha?

Esta es mi experiencia pero no soy la única extranjera en Changsha. De nuevo repito que todo lo que he dicho se basa en mi experiencia personal, con algunos enlaces a teoría que tienes en los recursos. Pero también quería incluir el testimonio de otras personas extranjeras que viven y trabajan en Changsha para que hablen de su experiencia. Les pregunté ¿Cuál fue tu mayor shock cultural cuando llegaste a Changsha?, y estas han sido sus respuestas:

Aaron (España). 6 años in China, 1 año en Changsha

Hola. El choque cultural sobre el cual voy a hablar no fue el más fuerte pero te afecta en el día a día cuando vives en Changsha. Y es que los vecinos no parecen muy simpáticos, lo cual no significa que no lo sean, si no que se socializan distinto. Por ejemplo, cuando te los encuentras en la entrada del edificio no dicen “hola”- Incluso si entráis juntos en el ascensor, no te mirarán y, si intentas empezar una conversación, se van a sentir muy raros. Otra cosa es que, cuando ven que te acercas a la puerta para entrar al edificio, no sujetan la puerta para que entres, dejan que la puerta se cierre detrás de ellos y te toca abrirla de nuevo. Es algo que me parece muy distinto a cómo se comportan los españoles

Nick (Australia). 6 meses en Changsha

He encontrado varias cosas en Changsha que son bastante distintas y que choca pero, posiblemente, lo que más me sorprendió es que no se respetan las colas. La primera vez que tuve que reaccionar físicamente a una abuela que intentó echarme a empujones del bus para pasar ella fue un choque enorme.

Míriam (Catalunya). 3 años en Changsha, 1 mes en Ningbo

Una de las cosas que más me sorprendió fue la gente. En Changsha, los niños y la gente mayor me miraban como si fuera una extraterrestre. Había personas que me pedían hacerse una foto conmigo, otras tomaban la foto sin mi permiso e incluso llegaron a grabarme la voz.

Andreu (Catalunya). 3 años en Changsha, 1 mes en Ningbo

Lo más impactante para mí fueron los horarios del pequeño comercio- Abren más de 15 horas al día, de lunes a domingo, así que viven en las tiendas.

David (Reino Unido). 3,5 años en Changsha

El mayor choque que tuve fue a mi llegada a China. La primera vez que vine, llegué muy temprano al aeropuerto de Beijing. Iba como loco buscando el vuelo de conexión pero no podía preguntarle a nadie dónde ir, no había ningún cartel en inglés y no me quedó otra que ir de un sitio al otro del aeropuerto, cada vez más frustrado, enfadado y ansioso. Cada vez estaba más cansado y me dije: “No sé porqué he viajado 10.000 km para pasar la mañana en un aeropuerto chino, desesperado por tomar mi vuelo. Esa fue mi primera y apabullante opinión de China: que era el mayor error de mi vida y que esperaba volver a casa lo antes posible.  Sin embargo, más tarde, cuando me acostumbré a China, a us cultura y a su gente, ha sido lo mejor que he hecho. Gracias.

Beatriz (España). 3 años en China, 2 años en Changsha

Lo que más me sorprendió cuando llegué a China fue el ruido. La gente no usaba los auriculares cuando miraba películas, jugaba a videojuegos o escuchaba música en el transporte público, sin importar la hora o si era tarde, eso me molestaba mucho. También los petardos y los fuegos artificiales a cualquier hora del día, las tiendas tienen la música a todo volumen para atraer clientes… Creo que, después de tres años viviendo en China, aún no me he acostumbrado.

Carlos (España). 4 años en China, 2 años en Changsha

¡Hola! Bueno, lo que más me impresionó cuando llegué a Changsha fue el uso del teléfono. Son “móviladictos”, necesitan el móvil para todo: para pedir comida, para pedir un taxi… Supongo que ocurre en todas las ciudades pero aquí, en Changsha, es de locos. Incluso para una pequeña transacción, usan el móvil. Compran el pan, bueno, el pan no porque no hay pan, pero pueden comprar dumplings con el móvil, lo usan para comprar entradas por adelantado… Se necesita el móvil todo el rato, necesitas tener la cuenta vinculada al móvil y usarla tanto como puedas para adaptarte a esta ciudad.

Bryce (Estados Unidos). 5 meses en Changsha

Mi mayor shock cultural al llegar aquí fue la cantidad de control del gobierno. Algo se oye cuando estás fuera pero tienes que estar aquí para entenderlo. Hay cámaras por todos lados, todo el mundo usa una sola app que se llama Wechat y que está controlada por el gobierno, y el  acceso a internet es muy limitado. Si quieres usar Facebook o Google, necesitas un VPN y eso hace que internet vaya muy lento, y sin Google, la mayoría de internet no funciona porque todo utiliza Google. Pero precisamente todo ello hace que China sea un país muy seguro… Supongo que es el precio a pagar, pero no me compensa

Aldana (Argentina). 4 meses en Changsha

La falta de comunicación. No sólo porque hablamos distintos idiomas, sino porque el modo de expresarse y comunicarse es distinto, pero se puede aprender mucho de ello. De hecho, otra cosa que me sorprendre es que están dispuestos a ayudar y son muy educados, siempre te ayudan cuando necesitas algo, y nunca te sientes sola en el trabajo. Al menos así es como lo he sentido yo.

 

4. ‘Andere Länder, andere Sitten’

Bueno, como ves, cada uno tiene experiencias distintas porque todos tenemos bagajes personales y profesionales distintos. También depende mucho de la ciudad donde vivas. Como te dije, esto es Hunan, está aquí, y seguramente la experiencia es totalmente distinta si vives en Hunan o en Beijing, Shanghai, Shenzhen, Guangzhou… ciudades que se encuentran en la costa y al sur, las ciudades más ricas de China. Ninguna es mejor que otra pero sí son distintas. China pero distintas Chinas.

Espero que te hayamos podido transmitir los principales shocks culturales que los extranjeros tenemos cuando aterrizamos en China.

Debo decir que he tenido una mejor experiencia en China, no en comparación con las personas de los vídeos, sino en comparación conmigo, porque he acumulado experiencia en otros países con características muy distintos y eso ayuda mucho, nos da más herramientas y eso ayuda a comprender el mundo y a manejarnos en situaciones muy distintas. Quizá hace cinco años hubiera tenido miedo (que lo tengo, aún, pero menos) pero ayuda.

Lo importante es aprender sobre ello: “¿Es algo que solo me ocurre a mí o le ocurre a más personas?” Os recomiendo leer sobre sensibilidad intercultural, este es un libro que recomiendo, donde también escriben sobre estudiantes internacionales y puede resultarte interesante.  Puedes leer libros, ver vídeos, seguir a bloggers, mirar en redes sociales, leer novelas… Voy a incluir también una lista de novelas que me han ayudado a entender China.

Se trata de buscar información y ser curioso, ser muy curioso sobre China, si viajas a China, o sobre cualquier otro país. Si vas a vivir a Polonia, aprende sobre Polonia y sobre tu experiencia, intenta mezclar experiencia personal y teoría.

E intenta entender las relaciones internacionales, ¿por qué el mundo es como es? ¿por qué todo el mundo mira a China? Por el dinero pero, ¿qué hay detrás del dinero? ¿cómo gestionamos la situación, las relaciones? ¿Cómo gestionamos la historia, la diplomacia, las guerras del pasado, el poder? Poder: muy importante. Más que el dinero, el poder. Bueno, es un tema que me apasiona, no sé si te habrás dado cuenta.

Estos meses en China han sido un reto, a veces me he sentido perdida y enfadada, y a veces me he sentido muy feliz, muy afortunada y sorprendida por todo lo positivo de las personas chinas. Muy feliz de haber decidido tener esta experiencia y de todo lo que estoy viviendo y he vivido estos meses.

Creo que he pasado por todos los estados del choque cultural y ahora hablo encantada, pero he vivido el proceso de “montaña rusa” del choque cultural. Soy consciente de ello y eso ayuda.

Aún me quedan un par de meses en China y espero disfrutarlos, estoy segura de que lo haré, lo estoy deseando.

Quiero animarte a ser agente de tu propia cultura cuando viajes, agarra tu bagaje, sé curioso, aprende sobre otras culturas, sobre relaciones internacionales de otros países. Disfruta de la experiencia y sé agente de cambio cultural.

Como dije, encontrarás algunos recursos en la descripción del vídeo. Espero que mi experiencia te haya ayudado a hacerte una imagen de lo que significa para mí trabajar en China, trabajar con universidades chinas, estudiantes chinos, profesores, trabajadores, también con empresas, de gestionar la burocracia. No he hablado mucho sobre la burocracia porque el contexto aquí es muy importante y me he centrado en el contexto y las relaciones.

Bueno, ¡gracias por estar ahí! Para los estudiantes de la UVic-UCC, espero que acabéis de disfrutar del semestre y, para todos y todas: gracias por estar ahí.

 

 

Aclaraciones

  • Lista de los diez puntos tratados:

1. Antes de viajar

2. Idioma chino

3. La historia importa en China

4. Evitar el conflicto

5. Jerarquía

6. “Guanxi”

7. Ética situacional

8. Acceso a internet & a la información

9. Una extranjera trabajando en China: expectativas VS realidad

10. Una extranjera viviendo en China: expectativas VS realidad.

  • En el vídeo, hablo sobre “Ética secuencial” pero se trata de un error de título, el concepto correcto es “Ética situacional”.
  • He incluido algunos recursos en la descripción del vídeo.

 

Soy Anna, formadora intercultural, y mi trabajo es acompañarte a preparar y a vivir el viaje de tu vida para que te marches bien y vuelvas siendo tu mejor versión.

Me apunto al viaje