¿Nos cuesta aceptar que una persona sea más de una?

Hace un tiempo leí una entrevista a Ángeles González- Sinde, ex-ministra de cultura española: Ser ministra truncó mi carrera de guionista”

Su figura no me había llamado nunca la atención pero esa de la carrera truncada y de descubrir esa faceta llena de letras y palabras, ya me picaba más la curiosidad. 

Lo que decía me gustaba.

Sentí a Sinde honesta y seguí leyendo.

Y seguí leyendo

Y en una respuesta me sentí tan identificada, que ya no me desenganché del texto:

– Periodista: Ha descrito la dificultad de trabajar tras ser política. ¿Nos cuesta aceptar que una persona sea más de uno?

– Sinde: En Estados Unidos, donde estudié, se cambia de ciudad y de profesión por decisión o por necesidad. Aquí los cambios profesionales se viven o como fracasos o como un indicador de que no eres una persona seria.

Cuando acabé de leer, agarré a mi pomelo entero, que es del país donde se cambia de ciudad y de profesión por decisión o necesidad, y le leí la respuesta. 

“Claro”, me dijo, “en Estados Unidos se valora muchísimo que te atrevas a cambiar de profesión y arriesgarte con algo nuevo, es señal de valentía. Tampoco quiere decir que te vaya a ir bien, pero se ve como algo positivo”. 

Madre mía que me he equivocado de país. 

Bueno, la verdad es que me imagino por esos lares y no me veo rebosante de felicidad, pero me gusta la idea de que los tránsitos de cambio profesional se valoren y que las competencias y habilidades pesen más que una línea recta vital llena de títulos en el mismo campo. 

¿Qué tiene de malo?

¿Qué tiene de malo alguien que a los 18 años sabe lo que quiere y toda la vida hace lo mismo? 

Nada de nada. 

Está genial. 

¿Qué tiene de malo alguien que a los 40 decide que quiere cambiar de profesión y va a por ello? 

Nada, tampoco. 

En algunos países o culturas se verá la primera opción como un fracaso o indicador de que no eres una persona seria. 

En otros, se verá como un indicador de iniciativa, valentía e inconformismo. 

Y, en otros, les dará igual mientras tengas los contactos que te coloquen en la empresa del primo Victorius. 

Ay, la cultura…

Y es que la cultura está presente en muchísimas cosas que nos rodean y no nos planteamos porque las asumimos tan “normales”, que no les damos bola.

Hofstede dice que la cultura es la programación colectiva de la mente; Triandis, que son todos los símbolos y valores objetivos y subjetivos hechos por el ser humano y que acompañan nuestro ‘grupo social’, esa sociedad donde crecemos y de la que nos sentimos parte; y Nunez, Mahdi-Nunez y Popma dicen que “nuestra” cultura es la manera cómo pensamos, sentimos y nos comportamos.

En fin, que esto de vivir experiencias en otras culturas te hace cuestionarte mucho más tu realidad más cercana, esa donde has crecido y que es la “normal” para ti. 

El proceso descoloca un poco pero el abanico de posibilidades, de maneras de ver y de vivir es tan potente, que compensa.

Y mucho.

Bueno, al menos a mí me compensa. 

Si crees que a ti también puede compensarte esto de darle a la pata por el mundo pero no tienes ni idea de por dónde empezar a organizarlo todo, aquí: 

📍Sesiones 1 x 1: Preparamos tu experiencia por el mundo

Pst, pst: Y lo hacemos de forma respetuosa y consciente, para que lo disfrutes aún más y no la pifies por el camino. 

📍 Historias de aquí y de allá para viajar sin moverte del sofá. 

Anna Rodríguez Casadevall
anna@ideasontour.com